Cómo lidiar con un(a) hablador(a) incesante


Todos tenemos un amigo así. Ese que está siempre ansioso por contar algo, por dar su
opinión y por poner al resto al día de sus actividades. El problema es que, la mayoría de las veces, nadie sabe cómo callarlo. Acá, cinco efectivos consejos.

Pocas cosas son tan agotadoras como sentarse frente a alguien que habla mucho y escucha poco. Que sólo quiere recitar su monólogo, desahogarse y que la conversación se termine ahí. Pocas cosas son tan incómodas de hacer notar como decirle a un amigo que habla hasta por los codos. Consciente de lo común que es este problema, la psicóloga Irene Levine, profesora de psiquiatría de la NYU, da cinco consejos para lidiar con los amigos que hablan en exceso, en su blog de Psychology Today.


Interrumpir constantemente: Para lograrlo, hay que perder todo el pudor. Y cambiar el tema de manera abrupta o, directamente, pedirle a la persona que se detenga un minuto. Que respire de vez en cuando. La idea es sorprender a quien no para de hablar; romperle el esquema de su monólogo. También sirve pedirle que vaya más lento, así es más fácil que uno pueda acotar algo relevante.

No incentivarlo: El dicho "el que calla otorga" nunca fue más cierto que en esta situación. Según Levine, son varias las señales que pueden darle a entender al hablador que su conducta es molesta. No fingir interés es la más evidente: si está aburrido, hay que hacerlo notar. Mirar el reloj o incluso bostezar son opciones útiles. Porque aunque quizás quiera seguir hablando y pregunte qué pasa, al menos cambiará el tema. Pero evitar los refuerzos positivos es tan importante como manifestar el aburrimiento: aléjese de los "sí" o "ajá", que aseguran varios minutos más de conversación.

No ofenderlo: Es cierto: aguantar constantemente a una persona que habla mucho es agotador. Cada vez más. Pero hay maneras de hacérselo saber. Y decirle a un amigo que es narcisista, egocéntrico e inseguro sólo empeorará la situación. La persona se pondrá a la defensiva y, de seguro, su monólogo se hará más largo. Para evitarlo, hay que expresar la molestia con respeto (y pocas palabras).

Atribuirse el problema: Es probable que la otra persona ni siquiera se dé cuenta de que algo está mal. Por eso, hay que hacerle saber que las "conversaciones" que tienen son frustrantes, porque sólo participa uno de los dos. Y de esto debe hacerse cargo quien detecta el problema. Al otro le corresponde hacer una autocrítica y cambiar su actitud.

Si el amigo no cambia, cambie al amigo: Si después de los cuatro pasos anteriores la persona habla tanto como antes, quizás sea mejor verla cada vez menos. Según la profesora de la NYU, un hablador incesante es más tolerable en pequeñas dosis, ya sea por lo poco que se le ve o porque se "diluye su intensidad" en un grupo de gente.

¿Qué opina apreciado lector o lectora? ¿Se ha encontrado con personas demasiado habladoras? ¿Ha utilizado algún otro recurso para solucionarlo?

4 comentarios:

  1. Si, he conocido a gente asi, lo peor es cuando piden opinión, se dan la razón aunque uno piense lo contrario además de ser agotador es bastante frustrante. Muchas gracias, resultará bastante útil principalmente en el trabajo

    ResponderEliminar
  2. Me a tocado muchas veces escuchar personas buenas para hablar, sobre todo adultos mayores y, por repeto he tenido que escucharlos por horas sin saber como cortarles el discurso. La proxima vez, voy a aplicar algunas de estas tecnicas. Gracias por el consejo.

    ResponderEliminar
  3. Es absolutamente horrible el problema es que me hace perder toda la mañaña al telefono he puesto todo en practica por telefono tambien funciona decir mi telefono esta malo de la nada se corta y cortar cuando ya no se soporta mas.

    ResponderEliminar
  4. tengo un amigo que nos esta volviendo locos !!!!

    ResponderEliminar

Gracias por participar!