Tu mejor vida depende de ti

Hay muchas situaciones que pueden cambiar favorablemente en tu vida y que no dependen de los demás ni de las circunstancias, sino que dependen solamente de ti, de tu actitud, de tu manera como te relacionas con los hechos que ocurren.

Según enfrentes la vida, puedes tener mayor o menor felicidad. ¡Y depende solamente de ti! No tienes que esperar a condiciones especiales de vida ni a tener más o menos tiempo disponible.

Tener buenas relaciones sociales y leer buenos libros lleva a una vida más feliz y mejor. Como sus resultados son a mediano plazo y en esta época se busca la inmediatez, podemos recurrir a otras acciones complementarias.

Aquí te explico brevemente algunos obstáculos que impiden ser felices y disfrutar de los pocos o muchos momentos que tengas de felicidad en el transcurrir de la vida.

1. La rutina. Este obstáculo es el más grande de todos y el que con mucha seguridad nos impide ser felices, cuando tu vida gira en una monotonía, donde ya no existe nada nuevo que contar ni que experimentar es donde perdemos por completo la felicidad, ya nada nos asombra ni estremece nuestro ser, vivimos en un mundo plano.

2. El Miedo. El miedo es un sentimiento que paraliza a las personas, por lo que genera en tu subconsciente un estado permanente de infelicidad, preocuparte de mas no te dará ningún beneficio, por el contrario, no te permitirá disfrutar de lo que estás viviendo en tu presente.

3. No disfrutar. Somos tan incapaces de disfrutar el momento que no vemos la felicidad que tenemos frente a nosotros por estar esperando a que mañana sea un día mejor, que si hoy me regalaron una flor mañana sea un ramo para estar más feliz. Es momento de disfrutar el presente, ser más asertivos en lo que hacemos y en lo que tenemos; no hay momento perfecto, tú lo haces perfecto.

4. Sentirte víctima. Hay personas que viven una vida donde son víctimas de todo lo que les sucede: las frases de "si sólo tuviera" o "si sólo pudiera", son sus mejores aliadas, pero vivir así no es vivir, sólo en ti está el poder de decir sí o no, en tu vida el único culpable de tu infelicidad eres tú, despierta ya, que hay un mundo maravilloso esperándote.

5. El enojo. Vivir enojados con la vida es algo que pasa cotidianamente, si algo no sale bien es porque la vida me trata mal, y como algo pasó que no me favorece entonces me enojo y culpo a otros de lo que me pasa y posiblemente peleo con quien tenga oportunidad, la finalidad es sacar ese coraje y explotar. Pero cuidado, esto no es más que un mal momento y seguro va a pasar, pero si en tu rato de enojo agrediste, insultaste o lastimaste a alguien, ten por seguro que va a quedar en el corazón de esa persona a la que le hiciste un mal día.

6. Reglas. No puedes esperar que el mundo viva de acuerdo como tú quieres vivir, las reglas que tengas en tu vida, no se adaptan a las de todo el mundo, y también es importante respetar las que tengan los demás; no porque vivas infeliz porque algo no te parece, éstas van a desaparecer o a cambiar.

7. Preocuparte de más. Es difícil no preocuparse, porque siempre habrá algo que nos genere este sentimiento, lo importante es no hacerlo de más, trabaja en esas cosas que puedes solucionar, y eso, de lo que estás consciente que no puedes cambiar, elimínalo de tu mente o, por lo menos, haz que no te afecte.

8. El odio. Odiar a alguien es un sentimiento que te afecta directamente a ti, porque posiblemente la persona odiada ni lo sepa, el odio envenena el alma y es un obstáculo que te impedirá la felicidad, si algo te lastimó, dale la responsabilidad a quien le corresponda, limpia tu alma y verás que todo tiene un color diferente.

9. Perdonar. Esta palabra es complicada, ya que no es nada fácil practicarla: podemos olvidar posiblemente, pero perdonar de corazón, no todos lo podemos lograr. Es importante identificar que si no perdonamos de corazón no nos daremos la oportunidad de estar tranquilos y en armonía con nuestro ser, ya que siempre cargaremos esas cosas que nos duelen y lastiman el alma. Hay que intentarlo y si se logra hacer, sin duda un sentimiento de paz invadirá nuestro corazón, estando brillante e irradiando felicidad para dar y recibir.

10. Pesimismo. El pesimismo, al igual que el optimismo, tienen un reflejo similar: las personas que viven con el pesimismo cargando, todo lo ven mal y sienten que sólo a ellas les pasan cosas malas, pero inconscientemente con ese pensamiento tú las estás llamando, si cambiamos los malos pensamientos por buenos, seguramente éstos llegarán, todo está en la manera en la que veamos la vida.


Si quieres cambiar rápidamente el rumbo de tu vida y ser verdaderamente feliz en poco tiempo, actúa rápido y ponte en contacto con el Instituto Internacional Círculo Aleph.

Novedades en cursos del Círculo Aleph

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar!